Del gris al amarillo

Cuando tenías 10 años,

al mundo más globalizado que nunca,

lo frenaron en seco.

La Naturaleza sin embargo, fue algo más libre.

Y nosotros, que fuimos naturaleza,

tuvimos que dejar de producir y consumir

aquello que no fuera esencial.

LO ESENCIAL,

en un mundo donde se mercantilizaba con casi todo.

Y el frenazo nos dio tiempo,

para momentos antes inexistentes en el día a día.

Tiempo y lo esencial ante nosotros.

¿te imaginas?

Sin embargo algunos preferían producir ruido,

compartir ruido.

Cortar en pedazos el silencio.

No vaya a ser que de esta salgamos empoderadas.

Que la crisis de paso a la oportunidad.

Una bella oportunidad,

drástica,

de ser consciente de los privilegios

y ver donde situamos lo material frente a un abrazo.

Cuando tenías 10 años,

dormías mientras llovía

y soñabas Primavera.

Anterior Verotipias

Dejar un comentario